Operación Bikini & té verde: tu as en la manga

Pasada la Semana Santa, para muchas empieza el pistoletazo de salida de la Operación Bikini, a fin de ponerse a tono de cara a lucir un buen tipo de cara a las vacaciones. Bien, aunque el mejor consejo es tener una regularidad con los buenos hábitos alimenticios y un ejercicio moderado durante todo el año, nunca es tarde para ponerse a ello.

Uno de los mejores aliados de las mujeres en China para mantener la línea es el té verde. Todo un as en la manga que puedes aprovechar como un complemento a una dieta equilibrada. Aclarar que siempre es mejor tomar té a granel, dado que el típico té en bolsitas, aparte de ser de peor calidad, no tiene los principios activos de un buen té verde fresco de hoja entera.

Aunque hay otros tipos de té muy conocidos como adelgazantes, el té verde va muy bien en específico para las mujeres por varias de sus propiedades. Es altamente diurético, hecho que va muy bien contra la retención de líquidos. Ayuda a regular el colesterol, los niveles de azucar en la sangre y la grasa corporal, ideal para acabar de corregir excesos con la dieta habitual. Y a todo esto le sumamos una buena ración de antioxidantes, perfecto para la piel y para reducir los efectos del envejecimiento.

¿Qué tipos de té verde van bien? Te proponemos cuatro en concreto, con un gran prestigio en China, que son los siguientes:

Longjing: un té verde muy fresco, con un aroma muy a hierba y de un sabor fuerte. De hecho está considerado uno de los “10 Tés famosos de China”.

Lu An Gua Pian: otro “Top Ten China”, con un sabor más suave y muy popular entre las mujeres en China para mantenerse jóvenes.

Perlas de jazmín de jade: el más aromático y floral de los cuatro. Enrollado junto con pétalos de jazmín, tiene un aroma y sabor muy agradables.

Taiping Houkui: el menos conocido aquí pero de altísimo nivel. Super fresco, de hojas muy grandes y delicadas pero con un aroma realmente potente.

La elección de cuál es el mejor de los cuatro es muy personal, pero acabamos con un par de consejos. El primero es prepararlo con un agua a temperatura moderada, sin llegar a hervir (75ºC) e infusionarlo durante un par de minutos. Y el segundo es tomarlo después del desayuno y de la comida, para refrescar la boca y hacer las digestiones más ligeras.

Comments are closed.