Pouchong : el eslabón perdido

Hoy en Tea Time vamos a disfrutar de un té que está a medio camino entre un té verde y un Oolong: Pouchong. Cuando decimos que está a medio camino nos referimos a que está ligeramente fermentado, sin llegar a los niveles habituales en este sentido que se utilizan normalmente con otras variedades de té Oolong. Es por eso que se le suele llamar también Oolong suave.

El olor que desprenden las hojas de este té es profundo, que recuerda a flores, pero más denso que el aroma de un té verde. Con mucha presencia y muy agradable, la verdad.

Las hojas son más bien pequeñas, retorcidas, de un color verde oscuro. Esto es debido al proceso de mínima fermentación, y a que están sin tostar.

El color de la infusión es de un verde oscuro , sin llegar a ámbar. El olor que desprende de la copa es muy bueno, casi sin perder nada de aroma una vez infusionado. El sabor es floral, suave y consistente. Y el gusto que deja en la boca es totalmente agradable. Un poco amargo (casi nada) al principio, pero muy bueno.

Aunque normalmente se clasifique como un té Oolong, realmente tiene muchas de las virtudes de otros tés verdes florales. Todo un paso intermedio entre el té verde y el Oolong, en lo que a fermentación se refiere. Un eslabón perdido que tiene todos los números para dejar de serlo una vez que los amantes del té de jazmín le den una oportunidad.

Pouchong Oolong

Pouchong Oolong

Comments are closed.