Perlas de té blanco: té suave con sabor más intenso de lo normal

Hola a tod@s. Volvemos con nuestro Tea Time, para empezar a disfrutar y a compartir las novedades de la nueva cosecha de té 2016. Una de las novedades que anunciamos la semana pasada fueron los nuevos tipos de té blanco que ya tienes a tu disposición en nuestra tienda de té. Bien, pues hoy disfrutamos de las Perlas de té blanco, una variedad de la provincia de Fujian de grado superior.

Estas perlas de té blanco cogen como base una selección de las mejores hojas, enrolladas en un proceso manual en el que el criterio y el savoir faire del “tea picker”, persona encargada de recolectar las hojas, es crucial. Tal como hemos comentado, este té viene de Fujian, cuna del té blanco, que se cultiva en unas zonas y alturas muy concretas, en lo que a las condiciones de clima y humedad se refiere.

Lo primero que llama la atención es el tamaño de las bolas de té, un poco más grandes que las típicas de té verde y jazmín (perlas de jazmín de jade). En éstas se ven los talos filosos típicos del té blanco Bai Mu Dan. El aroma es fresco y suave, sin ser muy intenso pero realmente agradable.

Preparamos la infusión utilizando unos 4 gramos de té para una tetera pequeña, con un agua a unos 75ºC más o menos. El tiempo de infusión es el típico del té blanco, de unos 3 minutos, similar al de té verde pero dejándolo un poco más de tiempo.

En el momento que vertimos el agua, las bolas se van abriendo, mostrándonos unas hojas de tamaño medio y enteras, sin trozos. Estas hojas tienen diferentes tonalidades, desde más oscuras a más claras, típicas del té blanco Bai Mu Dan.

La diferencia de esta variedad de té es que es un poco más intensa de sabor que el té blanco estándard, pero aun así es suave, en comparación al té verde. Tiene un punto de sabor amargo que se va diluyendo a medida que lo vas tomando, dejando un gusto fresco y duradero.

El color de la infusión es ocre con tintes dorados. En este caso en concreto, hemos puesto una cantidad concentrada en una tetera pequeña, para llevarla al límite en lo que al sabor se refiere. Esto también afecta al color. De todos modos, ha salido una infusión limpia, en el que la calidad de las hojas tiene mucho que ver.

Resumiendo, una manera de demostrar que el té blanco puede tener un sabor más intenso, sin perder ese toque de frescura y sin dejar de ser un té suave. Hay gente que suele comentar que el té blanco no tiene sabor, que son sólo matices. Bien, con un buen té de calidad como estas Perlas de té blanco cosecha 2016 se demuestra totalmente lo contrario. Un buen ejemplo que certifica la merecida fama de esta variedad de té, no sólo en China sino también a nivel internacional.

Como novedad, este Tea Time lo publicamos también en nuestro canal en Youtube, al que puedes acceder haciendo click aquí.

Igualmente, si estás buscando dónde comprar té blanco de calidad, estamos a tu disposición en nuestra tienda de té en Barcelona, así como en nuestra tetería online.

Muchas gracias por tu lectura y hasta pronto.

Comments are closed.